La importancia de las semillas en la dieta del deportista

Las semillas son un buen aliado de todo deportista, pues nos ayuda a "cargar las pilas" de la manera en que lo necesitamos: Este alimento se destaca por su alto nivel energético dado por los hidratos de carbono complejos, haciendo que se liberen lentamente y el organismo los aproveche de mejor manera, evitando así su acumulación en forma de grasa, y logrando que tengamos energía para toda la jornada.

Junto a estos nutrientes nos aportan gran cantidad de proteínas de origen vegetal, lo que las hace de un alto valor biológico, fácilmente asimilable por el organismo y necesario a la hora de conseguir unos músculos en perfectas condiciones y lograr así el deseado crecimiento muscular. Su alto contenido en aceites esenciales es algo que debemos destacar, sobre todo en las semillas de chía que es una importante fuente de omega-3, ya que nos ayuda a mantener el sistema circulatorio en perfectas condiciones, controlando el colesterol malo y triglicéridos en sangre. Estos ácidos grasos esenciales son los que nos ayudarán a asimilar vitaminas liposolubles como la A, E, D y K.

Otro beneficio de estos ácidos grasos es que son necesarios para el buen funcionamiento de órganos vitales, pues se encargan de mejorar la oxigenación de los mismos.

Entre todas sus propiedades dado por su contenido en fibra, hay que destacar su alto poder saciante, que nos calma el apetito más rápidamente, además de ser una buena manera de eliminar toxinas y residuos que le sobran a nuestro cuerpo.

Así, las semillas ocupan un lugar central en la alimentación que todo deportista sano debe tener en cuenta.

Una buena manera de enriquecer tu dieta con fibra, grasas saludables, vitaminas y minerales es sumar semillas de calabaza, girasol, lino, sésamo o chía a tu desayuno diario.

Reducirás el índice glucémico del mismo, sentirás más saciedad y harás más completa, la principal comida del día.

Te recomendamos adicionar semillas introduciéndolas en el yogur, la leche, panificados, en los cereales o bien, espolvoreándolas en el pan o las tostadas, así tendras más nutrientes y sabor para comenzar tu entrenamiento!