Semillas y Salud

Todos los días la mente y el cuerpo enfrentan infinidad de exigencias: preocupaciones, falta de tiempo, presiones, estrés, trastornos del sueño; y la alimentación tradicional no alcanza para darle al organismo todo lo que necesita para hacerle frente.

Las semillas son importantes proveedoras de efectos beneficiosos para nuestro organismo, destacándose los siguientes:

  • Aportan vitaminas E, el cual retarda los efectos del envejecimiento y refuerza el sistema inmunológico; vitaminas A, C y del grupo B;

  • Aportan minerales como el hierro, magnesio, fósforo, calcio, potasio y zinc, entre otros;

  • Son fuentes de fibra, que contribuyen a la salud intestinal y a prevenir enfermedades crónicas;

  • Contiene naturalmente ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, un tipo de grasa poliinsaturada, considerados esenciales porque el cuerpo no puede producirlos, y por lo tanto, deben incorporarse a través de los alimentos.

  • El consumo de Omega 3 aporta múltiples beneficios para la salud tales como disminución del riesgo cardiovascular, prevención de enfermedades del sistema nervioso y disminución de los síntomas de enfermedades inflamatorias.

  • Al igual que todo alimento vegetal, no contienen colesterol

Hay diversos tipos de semillas: chía, sésamo, quinoa, lino, amaranto, zapallo y girasol, entre muchas otras. Cada una posee su propio contenido nutricional y ofrece diferentes beneficios al consumirlas.

La incorporación de semillas en la dieta es recomendable para toda la familia, puede hacerse en ensaladas, yogures, carnes, como aderezos, en rellenos, y en muchísimas otras formas; pero la clave de una alimentación saludable y nutritiva, esta en variedad y en la disminución de los alimentos nocivos a la salud.