Omega-3  and Omega-6 Fatty Acids

Ácidos Grasos Omega 3 y Omega 6

Las grasas constituyen la mayor reserva energética del organismo, por lo que es necesario que estén presentes en las cantidades apropiadas.

Los ácidos grasos Omega 3 y 6 son denominados esenciales debido a que el propio cuerpo humano no los produce y deben ser ingeridos a través de una alimentación adecuada.

El consumo de Omega 3 aporta múltiples beneficios para la salud tales como disminución del riesgo cardiovascular, prevención de enfermedades del sistema nervioso y disminución de los síntomas de enfermedades inflamatorias. También produce un efecto de disminución de la presión arterial y contribuye a prevenir, entre otros, el cáncer de mama, próstata y colon, así como a reducir el riesgo de metástasis en enfermos de cáncer ya que se ha demostrado que los Omega 3 tienden a reducir el crecimiento de células cancerígenas y la movilidad de las mismas.

Debido a la grasa DHA es uno de los componentes lipídicos principales del cerebro, el consumo de ácidos grasos Omega 3, juega un papel muy importante en la prevención de Alzheimer.

Los ácidos grasos Omega 6 tienden a reducir ambos tipos de colesterol (LDL y HDL) en la sangre.

Para tener una salud óptima, la relación o proporción ideal sería de cinco partes de ácidos grasos Omega 3 y una parte de ácidos grasos Omega 6.

Proporción en que debe consumirse.

Los ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 producen en el organismo diferentes sustancias con importantes funciones. Para mantener un buen estado de salud es necesario incorporar ambos, pero en la relación adecuada. Sin embargo, el balance ideal es difícil de alcanzar debido a la tendencia de la dieta actual.

En nuestro país se consume una dieta desequilibrada a favor de los ácidos grasos Omega 6 (relación Omega 6 / Omega 3 = 20 a 1), debido al alto consumo de aceite de girasol y de grasas saturadas. A pesar de la tendencia la recomendación es consumirlos en una proporción Omega 6 / Omega 3=5 a 1.

La semilla de Chía representan la fuente vegetal con más alta concentración de Omega 3. Es además, el cultivo con mayor porcentaje de ácidos grasos esenciales al tener el 82% de sus lípidos con dicha característica.
Los Omega 3 reducen el colesterol "malo", LDL, a la vez que aumenta el nivel del "bueno", el HDL, y ayudan a disminuir también los triglicéridos. De esta forma, estas semillas tienen un efecto importante en la prevención de patologías cardiovasculares.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda un consumo diario de 500 mg a 1500 mg de Omega 3 por día.

Metabolismo del Ácido Linolénico

El ácido Linolénico es el verdadero ácido graso esencial Omega 3 requerido en nuestra dieta, debido a que nuestro cuerpo no lo produce.

El ácido Linolénico juega un papel importante en la salud humana: desalienta la inflamación, la cuál es una característica de muchas enfermedades crónicas, como las del corazón, las embolias y el cáncer. Asimismo, éste se incorpora en las membranas de las células, promueve la salud de los vasos sanguíneos y se transforma en ácidos grasos de cadena larga Omega 3.

Funciones fisiologicas de los ácidos grasos Omega 3

  • Previene la enfermedad cardiovascular y revierte los procesos aterotrombóticos. Colabora en el manejo de la insuficiencia cardiaca pos infarto disminuyendo las arritmias y la muerte súbita.
  • Regula el perfil lipídico disminuyendo el colesterol total y triglicéridos, elevando el HDL favoreciendo el manejo de la triada lipídica Pro diabetogénica y aterotrombótica.
  • Equilibra la relación omega 6/3 promoviendo los procesos anti inflamatorios.
  • Es un regulador hormonal cortisol/testosterona (stress/grasa corporal vs. masa muscular)
  • Es un acelerador metabólico; favorece la quema de masa grasa corporal.
  • Brinda un aporte energético de alta calidad, favoreciendo la producción de masa muscular y síntesis proteica (aporte de ácidos grasos esenciales + un 30% de proteínas)
  • Es formador de estructuras celulares y moduladoras de funciones colaborando en el estado de ánimo y sueño reparador.
  • Es modulador del sistema inmunológico, colaborando en el manejo de enfermedades inflamatorias crónicas como la obesidad, diabetes, síndrome metabólico, artritis reumatoidea, artrosis, psoriasis y enfermedades arteriales Pro trombóticas)

Acción Cardiovascular

  • Aporte energético de alta calidad para las células cardiacas.
  • Efecto antiarrítmico, disminuyendo la muerte súbita, sobre todo en insuficiencia cardiaca post infarto de miocardio (estudio GISSI-prevenzione) recomendación clase 1b de la sociedad cardiológica europea.
  • Efecto anti-trombótico, colaborando en la coagulación.
  • Efecto anti-inflamatorio arterial, actuando sobre el sistema inmunológico y mejorando la función endotelial.

Acción Hormonal

    • Regula el metabolismo del colesterol, el cual es precursor del cortisol (hormona del stress) y la testosterona (hormona sexual y Pro muscular) del equilibrio entre ambas hormonas surgirá la relación grasa músculo corporal. Si predomina el stress habrá catabolismo con pérdida de masa muscular y ganancia de masa grasa sobre todo a nivel central. (peri-visceral, intra-abdominal).
    • Estimula y sensibiliza a la insulina (hormona anabolizante por excelencia) incrementando el metabolismo corporal ayudando a quemar grasa (lipólisis).
    • Regulan deseo y función sexual

Acción Estructural

      • Son parte fundamental de las membranas celulares, dando origen a los fosfolípidos que la componen y favoreciendo así la fluidez de la membrana.
      • Forman parte de los receptores de membrana, distintas enzimas, favoreciendo la expresión de genes y transmisiones químicas intracelulares.

Acción Inmunomoduladora

      • Actúan sobre el sistema inmunológico evitando la proliferación de las células T e inhibiendo la síntesis de interleukinas Pro inflamatorias, sobre todo las interleukinas 1 y 6. De la relación omega 6/3 surgirá el equilibrio o desequilibrio Pro inflamatorio anti inflamatorio.
      • El EPA actúa como inhibidor de la oxidación del colesterol LDL (efecto anti inflamatorio arterial).

Acción Lipídica

    • Modula la síntesis del colesterol (fundamental en estructuras celulares, modulación hormonal, reserva energética de alta calidad y funcionalidad sexual)
    • Incrementa el colesterol HDL (bueno)
    • Inhibe la oxidación del colesterol LDL (malo)
    • Disminuye los niveles de triglicéridos.
    • Favorece el manejo de la triada lipídica Pro diabetogénica y aterotrombótica.